Planes con niños en la Marina Baixa: EcoAltea

Este fin de semana, el 20 y 21, se ha celebrado en Altea La Feria de las alternativas”: EcoAltea. Lleva celebrándose varios años (desde el 2008) pero esta es la primera vez que asistimos.

Para quien no la conozca, EcoAltea es una Feria de Alternativas Sostenibles. En ella se colocan muchos Stands y se realizan talleres, ponencias y actividades. Todos relacionados con la ecología, la agricultura ecológica, la sostenibilidad ambiental, la protección de los animales y el crecimiento personal y espiritual.

Había mucho ambiente en este pueblecito de la Marina Baixa, uno de los más turísticos de la región y que merece la pena visitar. Os la recomendamos 100%.

Los Stands de la Feria se dividían en diferentes categorías y actividades:

Protección de Animales: 

Había varios puestos en los que podías colaborar con diferentes protectoras de animales e incluso adoptar un animal si querías.

Vendían todo tipo de complementos para mascotas y objetos de decoración relacionados con animales. Había unas lámparas muy bonitas que reflejaban con su luz imágenes de lobos, perros, gatos… ideales como luz quita-miedos para los más peques de la casa.

Protección de la Naturaleza: 

Vimos una organización de defensa y protección de los bosques a la que podías apuntarte para colaborar. También puestos en los que se vendían muebles de madera hechos a mano con madera ecológica. 

Nos llamó la atención un stand de una compañía “Crehabitat“. Ofrece la posibilidad de construir casas y espacios respetuosos con la salud y el medio ambiente. Utiliza materiales libres de tóxicos, con eficiencia energética y sostenibles.

Salud y Crecimiento Personal:

En diferentes sitios se publicitaba el Tai Chi, Chi Kung, Yoga y la Acupuntura. Tenían un sitio habilitado para una recibir una sesión de masajes e información para realizar cursos de formación.

Se vendían numerosos libros de crecimiento personal y espiritual. Uno de los puestos era una pequeña biblioteca ambulante y en otro te podías dar un masaje.

Juguetes, ropa, artesanía y decoración

A nosotros nos encantan los juguetes de madera hechos a mano y nos tenemos que contener para no volvernos locos y comprarlos todos.

Con la ropa nos pasa lo mismo. Había un puesto con ropa de punto preciosa para niños y adultos.

Como teníamos que elegir entre tantas cosas bonitas al final nos decidimos por lo práctico. Queríamos comprar unos zapatos para Máximo ahora que ha llegado el otoño y vimos unos que nos encantamos de Rupy gateo. Son zapatitos de cuero ecológico sin productos tóxicos, con la suela blandita. Ideales para iniciarse en el gateo.

 

En cuanto a decoración tenías productos de cerámica artesanal y artesanía en metal, madera y cuero.

Productos de comida  y bebida ecológicos

Venden todo tipo de comida ecológica, desde miel hasta verduras, pan, especias, comida sin gluten para celíacos y, por supuesto, chocolate.

-Stands de horchatas vegetales, bebidas de mora, cervezas artesanales, etc.

-Stands de chocolates artesanales: como amantes del chocolate, no podíamos dejar de comprar chocolate negro 100%.

Con un poco de esfuerzo podías conseguir un hueco en una de las mesas y comer de uno de los stands donde te cocinaban en el momento. Había bastante gente pero no era agobiante y no había que hacer cola demasiado tiempo.

Fuimos dos parejas con dos bebés y un niño y pudimos sentarnos todos. Comimos falafel y wok con verduras. De postre, tarta de chocolate, cookies y una tarta de queso muy rica.

Probamos un par de cervezas artesanas. Me gustó una de la compañía Cervezas Lluna. Las fabrican en Alcoy y están muy buenas. Podías comprar un paquete con 6 tercios por un precio muy razonable.

Después de cenar volvimos a dar una vuelta entre los puestos y nuestros amigos compraron miel ecológica. En el puesto había un par de colmenas que estaban en cilindros de madera y la señora que tenía el puesto nos explicó el proceso de elaboración.

Pasamos un buena tarde-noche y la terminamos escuchando unas canciones de un grupo de rock que estaba tocando en un escenario en la puerta del Palau. A Máximo le encantó escuchar la música y se quedaba embobado mirando las luces del escenario y riéndose por todo.

 

En resumen, ir a esta feria fue una experiencia bonita y que recomendamos visitar a quien no la conozca. Nosotros repetiremos el año que viene seguro.

Si te ha interesado este post tal vez quieras leer:

Planes en la Marina Baixa con niños

Guía de entretenimiento para padres

Casting de GOT Talent: experiencias en familia

¿Te ha gustado la entrada de esta semana sobre la feria de Altea?¡Suscríbete a nuestro blog y recibirás una newsletter semanal con nuestras novedades! También puedes seguirnos en redes sociales: Facebook e Instagram. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *