Beneficios de los juguetes de madera: porqué los preferimos

Esta semana vamos a hablar en nuestro blog sobre los beneficios de los juguetes de madera y porqué nosotros los preferimos sobre los demás juguetes.

Vivimos en la era de las nuevas tecnologías y del plástico. Lo más habitual es que entremos en una juguetería y todo esté lleno de montones de juguetes que emiten sonidos, luces y movimiento, así como de tablets y pequeños ordenadores para los más peques de la casa. La madera tiende a escasear, y eso que parece que se está poniendo de moda últimamente.

Ayer mismo fuimos a una tienda de juguetes en un centro comercial para comprarle el regalo de Reyes a nuestro sobrino y ¿sabéis cuántos juguetes de madera tenían en la tienda? 2. Sólo 2. ¿Os lo podéis creer? Y sólo uno era adecuado para un niño de 2 años.

Nosotros preferimos los juguetes de madera y tenemos muy pocos de plástico: los que le han regalado otras personas. A continuación os explicamos los beneficios de los juguetes de madera y porqué los preferimos.

Beneficios de los juguetes de madera

1 Materiales naturales

No sé vosotros pero yo prefiero elegir un material natural, respetuoso con el Medio Ambiente como es la madera, antes que el plástico. Y prefiero que mi hijo se meta en la boca un juguete de madera antes que uno de plástico.

Aunque el plástico puede reciclarse, sabemos que en muchas ocasiones los juguetes acaban en un vertedero y no se reciclan. La madera es un material biodegradable.

2 Estimulan la imaginación y la creatividad

Un juguete, además de entretener a nuestros hijos, puede servir para aprender y para desarrollar  la imaginación.

Todos habréis visto alguna vez cuando le regalas un juguete a un niño que hace sonidos cómo responde ante el mismo. Lo entretiene 5 minutos. Después no quiere saber nada de él y lo deja a un lado. Al final se van acumulando todos en un cajón.

Nosotros apostamos por juguetes sencillos de madera, que el niño tenga que coger y mover él mismo, con los que construya historias conforme vaya evolucionando. Cuanto más sencillos, mejor.

Los juguetes de hoy en día fomentan el sedentarismo. Estamos cansados de ver niños en el sofá jugando a videojuegos, tablets y móviles. Embobados mirando fijamente una pantalla.

Nosotros preferimos a los niños tirados en el suelo sobre una alfombra y corriendo por el parque. Los juguetes de madera se pueden sacar al parque para jugar y son resistentes. Si se ensucian, se limpian con agua y jabón, y listo.

3 Estimulan la motricidad

El cerebro de los bebés y los niños está en constante crecimiento y necesita ciertas estímulos para desarrollarse adecuadamente.

Los juguetes de madera pesan mucho más que los de plástico. Nosotros lo hemos comprobado alguna que otra vez con Máximo, que siendo pequeño ha cogido algún sonajero y se ha dado un golpe en la cabeza con él.

Con los juguetes de madera, tu hijo aprenderá desde pequeño a sopesarlos y moverlos, desarrollando la motricidad en las manos.

 

 

4 Son duraderos

Los juguetes de madera son resistentes y es difícil que se rompan. Son una garantía de durabilidad y acompañarán a tu hijo durante su crecimiento. Se puede decir que son inmortales. Los plásticos se ponen feos con el tiempo y pierden el color.

Mientras sea un bebé tu hijo se dedicará a cogerlo, olerlo, chuparlo y moverlo de un lado a otro. Cuando crezca inventará historias con ellos. Sobre todo si le dedicas tiempo y juegas con él.

5 Son bonitos

No sé a vosotros pero a nosotros los juguetes de madera nos parecen preciosos. Tienen un encanto en su sencillez que nos encanta. Y no pierden ese encanto aunque pase el tiempo. Un juguete de madera es igual de bonito por muchos años que pasen.

6 Ahorro para los padres

Nosotros preferimos pocos juguetes de buena calidad a muchos juguetes de plástico que se rompen en cuanto les das un par de golpes. Los juguetes de madera pueden ser más caros en un principio, sobre todo si están echos de madera, pero no se rompen en la vida.

Vivimos en una era de consumismo en la que los niños están hiper-regalados. Sé que puede resultar resultar difícil pero nosotros queremos concienciar a nuestro hijo y educarlo en la sostenibilidad. No es preciso tener una habitación llena de cientos de juguetes para ser feliz. Basta con unos pocos  para pasar miles de horas de diversión. Todo está la imaginación en los niños y en su creatividad.

Si te ha gustado este post tal vez te interese:

-Guía de regalos para Navidad: bebés y niños.

-Sillas portabebés para bicicletas: tipos y recomendaciones

-Criar en tribu: cómo vivir la maternidad en tribu en una sociedad individualista.

Si te gusta nuestro blog suscríbete y recibirás una newsletter semanal con nuestras últimas novedades. También puedes seguirnos en redes sociales: Facebook e Instagram. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *