Papis, ¡quiero un masaje! Cómo dar un masaje a tu bebé paso a paso

Esta semana vamos a hablar en nuestro blog sobre los masajes para los bebés y a darte herramientas sobre cómo dar un masaje paso a paso.

Durante los primeros meses tu bebé se comunicará contigo mediante sus sentidos primarios: olor, oído, vista, gusto (lactancia) y por último, pero no por ello menos importante, el tacto.

Los bebés reconocen el olor de sus padres, se tranquilizan al escuchar sus voces y se sienten protegidos al sentir el tacto de las personas que los quieren. Pasan de estar en el ambiente intrauterino a estar en un mundo extraño y frío, por lo que todo lo que sea el contacto físico con ellos les encanta. Para ellos el sentido del tacto es fundamental. Ahí es donde entran en escena los masajes.

Los masajes tienen múltiples beneficios físicos y emocionales para los padres y los bebés. Constituyen una forma de comunicarnos con ellos, de transmitirles nuestro amor y de relajarlos. A nivel físico, pueden ayudar con los temidos cólicos del lactante. A nivel emocional, no hay nada que nos guste más a nosotros que verlos felices.

¿Cuándo es el mejor momento del día para dar un masaje a un bebé?

No hay un momento del día perfecto. Todo dependerá de los hábitos horarios de tu bebé (si los tiene). Se recomienda no dar un masaje justo después de una toma.

A muchos bebés les relaja mucho un masaje después del baño y antes de dormir.

A continuación vamos a explicar cómo dar un masaje a tu bebé paso a paso.

Cómo dar un masaje a tu bebé paso a paso

Paso 1: El ambiente

Crea un ambiente agradable para ti y tu bebé antes de dar el masaje. Asegúrate que la luz no sea demasiado fuerte y que no haya mucho ruido. Puedes poner una música suave que te guste o música clásica.

Caldea la habitación para que esté calentita y tu bebé se sienta cómodo sin ropa. Lávate las manos y prepara aceite. Podemos usar aceite de almendras, que es uno de los que más se usan a la hora de dar masajes.

No sé si te has fijado alguna vez pero a los bebés les transmitimos cómo nos sentimos. Los ayudamos a relajarnos si nosotros nos sentimos relajados. Por lo tanto, es  importante que nosotros nos relajemos antes de dar el masaje.

Paso 2: la postura

Postura para dar el masaje a nuestro bebé:

Coge una esterilla y colocada en el suelo. Una de las posturas que se pueden usar desde que el bebé es recién nacido es sentados con las piernas en postura de Buda, acunándolo.

Coloca una manta sobre tus piernas y ponlo sobre ella, de manera que se encuentre cómodo.

Una vez colocado en posición, podemos empezar el masaje.

Paso 3

Pon tus manos sobre el pecho y la barriga de tu bebé y cierra los ojos. Realiza unas cuantas respiraciones profundas para tomar contacto con tu bebé.

Piensa en las cosas positivas que quieres transmitirle: tu amor, tu confianza y tu tranquilidad.

Paso 4: extremidades inferiores

Coge primero una pierna y con las manos en forma de «C» entre el índice y el pulgar ve masacrando su pierna desde la cadera hasta el tobillo.

La presión a ejercer te la dirá tu bebé. Hay muchos que tienen cosquillas y si se realiza demasiado suave se moverán intentando huir de ellas. Haz un masaje con una mano de la cara externa del muslo y con otra de la cara interna.

Pon después las dos manos en forma de C sujetando el tobillo y haz pasadas con el pulgar por la planta del pie.

A continuación, ve haciendo movimientos de torsión con sus deditos como si estuvieras desenroscando un tornillo. Hazlo con cada dedo individualmente.

Realiza ahora el movimiento inverso a como hemos empezado: con las manos en forma de C realiza un masaje empezando por el tobillo y terminando en la cadera.

Después haz lo mismo con la otra pierna.

Realiza los movimientos de forma pausada y tranquila. Si los hacemos demasiado rápido estimularemos a nuestro bebé.

Para finalizar las extremidades inferiores haremos un masaje integrador de ambas piernas haciendo suaves pasadas desde las caderas hasta los pies.

Paso 5: espalda

Cogemos las dos piernas las llevamos hacia su abdomen y giramos a nuestro bebé de lado.

Realizamos una pasada por la espalda por la zona derecha desde el cuello hasta el culete por un lado. A continuación, lo giramos hacia el otro lado y hacemos una pasada por la zona izquierda desde arriba hasta el culete. Lo repetimos varias veces.

Para finalizar el masaje tomamos a nuestro bebé en brazos y le damos un abrazo.

Aquí os dejo un vídeo de youtube de un canal de fisioterapia donde podéis ver a una fisioterapeuta dando el masaje paso a paso.

Si te ha gustado este post tal vez quieras leer:

-¿Cuándo empiezo a lavar los dientes a mi bebé? Higiene bucodental en bebés y niños.

-6 consejos para preparar tu cuerpo para el embarazo

-Ejercicios de Kegel: cómo realizarlos y por qué debemos hacerlos

Si te gusta nuestro blog suscríbete y recibirás una newsletter semanal con nuestros últimos artículos. También puedes seguir nuestras aventuras en redes sociales: Facebook e Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *