Hemorroides en el embarazo y el postparto

En este post vamos a hablar sobre un caballo de batalla con el que tienen que lidiar muchas mujeres durante la gestación: las hemorroides.

Las hemorroides suponen un problema de salud frecuente para muchas mujeres embarazadas. Se estima que hasta el 40% pueden padecerlo en algún momento durante el embarazo y/o durante el postparto y son más frecuentes durante el tercer trimestre.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son unas estructuras fibrovasculares que actúan a modo de almohadilla en el canal anal. Están compuestas de arterias y venas, músculo liso y tejido conectivo. Se llama hemorroides (o popularmente almorranas) cuando estas estructuras se prolapsan y salen fuera del canal anal.

¿Para qué sirven?

Son responsables de hasta el 15-20% de la continencia fecal, evitando que se produzcan pérdidas cuando aumenta la presión intraabdominal.

¿Por qué se producen las hemorroides?

El aumento de sangre en las arterias y venas que las forman hace que se vuelvan más laxas y se deslicen fuera del canal anal, dando lugar a engrosamiento, congestión y sangrado. Este aumento de sangre se produce por: el embarazo (hay un aumento de la presión intraabdominal con dificultad en el retorno venoso, estreñimiento y deshidratación), dieta baja en fibra, realizar esfuerzos durante la defecación o tener tiempos de defecación muy prolongados.

¿Cuáles son los síntomas? 

Sangrado, prolapso (salida de las hemorroides fuera del ano), molestias, ensuciamiento y picor.

Urgencias hemorroidales

  1. Trombosis hemorroidal: produce un dolor muy intenso por el que suele acudir a urgencias. El dolor cede de manera paulatina en 2-3 días desde el momento de máximo dolor. El tratamiento de elección es médico mediante analgésicos y laxantes para evitar el estreñimiento. En el caso de que el dolor sea muy intenso se puede realizar un tratamiento quirúrgico resecando la zona externa que se ha trombosado en bloque.
  2. Estrangulación de prolapso hemorroidal: el tratamiento es quirúrgico: hemorroidectomía (extirpación de las hemorroides).

 

Clasificación de las hemorroides:

-Hemorroides Grado I: se encuentran en el interior del canal anal, donde protuyen.

-Grado II: se producen cuando las hemorroides salen hacia el exterior del ano cuando se producen esfuerzos. Por ejemplo, como ir al baño, y luego se vuelven a meter espontáneamente.

-Hemorroides Grado III: salen hacia el exterior con los esfuerzos y no regresan solas, se deben introducir con la mano.

-Grado IV: permanecen en el exterior todo el tiempo.

¿Cómo se tratan las hemorroides?

Tratamiento médico

Debemos evitar las comidas picantes y la cafeína, así como tomar una dieta rica en fibra (fruta y verdura, alimentos integrales) y beber mucha agua.

Es importante evitar el estreñimiento y realizar deposiciones todos los días, permaneciendo el menor tiempo posible en el baño (3-5 minutos) y sin realizar esfuerzos. Después de las deposiciones, no utilizar el papel higiénico; es preferible lavar la zona con agua y jabón neutro.

Los baños de asiento con agua tibia durante 5-10 min (2-3 veces al día) y después de las deposiciones producen mucho alivio.

Las pomadas antihemorroidales mejoran los síntomas en poco tiempo pero no evitan el sangrado ni el prolapso. Deben ser usadas durante poco tiempo porque la mayoría contienen corticoides y producen efectos secundarios en la piel cuando se usan de forma crónica. Es preferible consultar con la matrona o un médico antes de utilizarlas.

Si con este tratamiento no se produce mejoría debemos acudir a un especialista médico para valorar otro tipo de tratamientos más agresivos.

Técnicas no quirúrgicas

Se utilizan cuando el tratamiento higiénico-dietético falla en hemorroides grado I-II y, en algunos casos seleccionados, en grado III.

-Esclerosis: se trata de fibrosar la submucosa para minimizar la exteriorización de las hemorroides. Se usan el fenol y el etoxiesclerol. Se inyectan con una jeringuilla utilizando un anuscopio.

-Bandas elásticas: se colocan bandas en la base de la hemorroide. Esto provoca una disminución del aporte sanguíneo, dando lugar a una fibrosis y fijación del tejido. Se colocan en una consulta y están indicadas en hemorroides grado I-II. Suelen ser necesarias 2-3 sesiones.

-Fotocoagulación con infrarrojos: se realiza con una lámpara de tungsteno-halógeno. Se aplica en la base de la hemorroide provocando una cauterización y cicatrización de la misma.

Tratamientos quirúrgicos

Se indican en un 5-10% de los pacientes con hemorroides. Se reserva para los grados III-IV y para las hemorroides con complicaciones como trombosis, ulceración, fístulas, etc. En mujeres embarazadas se intenta siempre sobrellevar con tratamiento médico. Se reserva para una complicación importante que ponga en riesgo la salud de la madre.

El objetivo del tratamiento es la retirada de los paquetes hemorroidales: hemorroidectomía.

-Técnica de Milligan y Morgan: extirpa las hemorroides internas y externas.

-Técnica de Ferguson: se diferencia de la anterior en que se cierra la herida con puntos.

-Desarterialización hemorroidal transanal (THD): en esta técnica no se extirpan las hemorroides. Se utiliza un anuscopio con un instrumento integrado que identifica los vasos hemorroidales. Luego liga las ramas distales de la arteria rectal superior.

Bueno, pues con este artículo espero que os haya resuelto vuestras dudas acerca de este tema. Es un problema de salud que padecen muchas mujeres durante su embarazo. En mis clases de preparación al parto la matrona nos comentó que muchas mujeres tienen peor recuerdo de los problemas con las hemorroides durante el embarazo y en el postparto que con el dolor del parto en sí. Ojalá ese no sea vuestro caso. De cualquier manera, si tenemos un problema de este tipo debemos ser saber que es algo muy frecuente. Consultadlo con nuestra matrona en la consulta y con el médico de familia si es necesario. No debe ser un tema tabú.

¡Si os ha gustado este post no dudéis en suscribiros a nuestro blog y seguirnos en redes sociales! Recibirás las novedades con nuestras nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *