Masaje perineal: para qué sirve y cómo realizarlo paso a paso

Esta semana vamos a hablar en nuestro blog sobre el masaje perineal: para qué sirve y cómo podemos realizarlo paso a paso de una forma sencilla.

La información durante el embarazo resulta fundamental. Hay muchas medidas, como mantener una alimentación saludable y equilibrada, realizar ejercicio físico adecuado y otras muchas que nos ayudarán a tener un mejor parto y recuperación postparto.

Os recomendamos acudir a las clases de preparación al parto que dan las matronas en los centros de salud. Resultan muy útiles y se aprenden muchos consejos útiles para preparar el cuerpo para el parto.

Mi matrona dice que el momento de un parto es para la mujer como correr una maratón. Cuanto más preparadas estemos para ese momento, mejor.

Antes de hablar sobre el masaje perineal y para qué sirve, explicaremos brevemente la anatomía del perineo.

Anatomía del perineo

El perineo es la zona del cuerpo que constituye el suelo pélvico, con los órganos genitales externos y el ano.

Como puede verse en la imagen, tiene forma de rombo con dos triángulos en su interior, uno anterior y otro posterior. Es una zona del cuerpo muy importante a la hora del parto, que debemos cuidar y preparar para ese momento.

El masaje se realiza sobre el triángulo posterior.

Masaje perineal: qué es y para qué sirve

El masaje perineal consiste en una estimulación con los dedos de la región perineal durante el embarazo. Es una medida preventiva para preparar el perineo para el parto y evitar posibles traumatismos, desgarros y la episiotomía. También reduce el dolor perineal postparto.

¿Cuándo podemos empezar a realizarlo?

Ha demostrado ser eficaz si se empieza a realizar a partir de la semana 32 de embarazo. Se recomienda realizar un mínimo de dos veces por semana aunque se puede hacer todos los días.

La frecuencia de su realización promueve la elasticidad de los tejidos de la zona y la reducción de las episiotomías.

Puede hacer el masaje tanto la propia embarazada como su pareja. Conforme pasan las semanas y aumenta el volumen de la barriga, a la mujer le resultará más difícil acceder a la zona y lo ideal es que lo haga su pareja. Además, es una forma de que participe en el proceso del embarazo y en la preparación al parto.

Ventajas del masaje perineal

  1. Aumenta la circulación de la sangre en la zona facilitando la relajación de los músculos durante el parto.
  2. Promueve la elasticidad de los tejidos.
  3. Favorece el autoconocimiento y el de nuestra pareja de nuestro propio cuerpo, así como el autocuidado.
  4. Disminuye el dolor postparto.
  5. Permite la participación de nuestra pareja en nuestro embarazo, mejorando los vínculos.
  6. Disminuye la incidencia de episiotomías.

Cómo realizar el masaje perineal paso a paso

Antes de empezar el masaje:

  1. Asegúrate de que quién vaya a realizar el masaje se lave bien antes las manos con agua y jabón y tenga las uñas cortas.
  2. Haz pis para que la vejiga esté vacía.
  3. Posición semisentada en un lugar cómodo.
  4. Coge un espejo para poder ver bien la zona y familiarizarte con la anatomía.
  5. Puedes darte antes un baño en la zona con agua caliente para relajar los músculos y estar relajada.
  6. Utiliza lubricante o aceite (nosotros usamos el de almendras) en cantidad abundante para que resulte lo menos molesto posible.

No es recomendable realizar el masaje si:

  1. Hay infección de orina o vaginal.
  2. Se va a realizar una cesárea programada (en este caso no va a ver traumatismo sobre la zona perineal y no es necesario)
  3. Varices vulvares.
  4. Otras complicaciones del embarazo que lo contraindiquen (consulta con tu matrona/ ginecóloga)

Paso 1

Si es un automasaje se utilizan los pulgares. Si el masaje te lo da tu pareja utilizará el dedo índice y el corazón.

Colocar los dedos en el interior de la vagina a unos 3-4 centímetros de profundidad (bien lubricados) y empujar hacia la zona del recto y hacia los lados de la vagina, estirando la zona.

Será nuestro propio cuerpo el que nos indique cuánto hay que empujar. Lo habitual, sobre todo si es el primer embarazo, es que la sensación sea bastante molesta. No debe haber dolor, sólo sentir un ligero escozor/molestia. No se debe forzar.

Paso 2

Presionar ligeramente hacia abajo en la zona del perineo con los dedos durante 2 minutos (hasta que resulte molesto pero sin forzar)

Paso 3

Coger esa zona con el pulgar y los otros dedos a modo de pinza y hacer movimientos de vaivén, con la intención de estirar los músculos de la vagina, la piel y el resto de tejidos. Realizar durante 3-4 minutos aproximadamente.

Las imágenes y la información las hemos obtenido de la página web de la Federación de Asociaciones de Matronas de España. Si quieres más información consulta su página web: FAME (Federación de Asociaciones de Matronas de España)

Si tienes cualquier duda o sugerencia déjala en los comentarios y te contestaremos lo antes posible.

Si te ha interesado este post, tal vez quieras leer:

-Suplementos vitamínicos durante el embarazo: recomendaciones y evidencias.

-Embarazo y parto en sanidad pública vs privada

-Relaciones sexuales durante el embarazo y el postparto: dudas frecuentes

Si te gusta nuestro blog suscríbete y recibirás una newsletter semanal en tu correo electrónico con los últimos artículos. También puedes seguir nuestras aventuras en redes sociales: Facebook e Instagram. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *