Planes en familia: Cuevas de Canelobre y Busot

Esta semana os proponemos un plan en familia que os encantará si lo lleváis a cabo: una excursión a las Cuevas de Canalobre y a Busot.

Por si no lo conocéis, Busot es un pequeño y pintoresco pueblo situado a 19 km al norte de la ciudad de Alicante, en la comarca del Alacantí. Tiene origen musulmán y gracias a esta cultura se construyó el castillo que hoy podemos visitar.

Nosotros fuimos a visitar primero las Cuevas de Canelobre y luego el pueblo de Busot. Están muy cerca y se puede ver todo en un día.

Cuevas de Canelobre

Se encuentran a 700 metros sobre el nivel del mar en la Sierra de Cabeçó D´Or. Son unas cuevas realmente bonitas que merece la pena visitar. Albergan una de las cúpulas más grandes de España, de 70 metros de altura. Mires donde mires tienes estalactitas y estalagmitas que admirar.

Además de tener techos muy altos la sala que se visita es muy grande: 800.000 metros cuadrados y tiene una acústica fantástica. De hecho cuando la visitamos nos dijeron que habían dado un concierto la semana anterior. Ojalá lo hubiésemos sabido para haber podido ir. Es un sitio muy especial para ver un concierto.

Durante la visita puedes ver “La sagrada familia” y “El canelobre”, una estalagmita de más de 100.000 años. Cuando entras a la cueva te hacen una foto y al salir te la imprimen y puedes comprarla de recuerdo y te dan un CD con muchas fotos.

 

Abajo os dejo el horario de invierno. Cuando más gente hay es el domingo a mediodía, que es cuando fuimos nosotros. Si queréis una visita tranquila os recomiendo ir a otra hora u otro día. No hace falta reservar ni hay que hacer apenas cola. Los grupos son de 50 personas y la visita dura unos 40 minutos. Hay que subir y bajar bastantes escalones pero es apta para niños de todas las edades. Nosotros llevamos a Máximo en la mochila y había muchos papis con niños pequeños.

Horario del 1 de septiembre al 30 de junio:

  • Lunes cerrado.
  • De Martes a Viernes de 10:30h. a 16:50h.
  • Sábados, Domingos y Festivos de 10:30h. a 17:50h.

Precio de las entradas: 

  • Adultos (a partir de 14 años): 7 euros.
  • Grupos Organizados (mínimo 20 personas), jubilados, Carné Jove o TIU: 4.50 euros.
  • Niños de 5 a 14 años (en grupos o individualmente): 3.50 euros.
  • Niños menores de 5 años: gratis.

Si queréis más información de la cueva aquí os dejo el enlace de la página de Turismo de Busot.

Busot

Después de ver las Cuevas de Canelobre fuimos al pueblo de Busot. Tuvimos la suerte de coincidir ese fin de semana con un mercadillo de cosas de segunda mano y un concierto en directo cuando llegamos. Había mucho ambiente e hizo una temperatura muy agradable.

 

Al llegar al pueblo hay un aparcamiento gratuito donde se puede dejar el coche, al lado de la Plaza de la Generalitat. En esa zona hay un mural y un parque donde jugamos un rato con Máximo.

En Busot se pueden visitar varias cosas:

-El museo de música étnica: la entrada es compartida con la de las Cuevas de Canalobre, por lo que por el mismo precio puedes visitar las dos cosas. Nosotros no pudimos ir porque llegamos demasiado tarde y era ya la hora de comer.

-Castillo de Busot: es de origen musulmán y está restaurado parcialmente. Puede visitarse y conocer su historia, así como disfrutar de las vistas.

-Casco antiguo: uno de los encantos de todos los pueblecitos es pasear por su casco antiguo y visitar el Ayuntamiento, el parque del Lavadero (ideal para los niños) y el parque infantil Lukas Koch.

La verdad es que para lo pequeñito que es este pueblo es perfecto para visitarlo con niños porque seguro que no van a aburrirse.  El parque de Lukas Koch tiene forma de fuerte del Oeste y es muy divertido para ellos.

-Parroquia de San Lorenzo el Mártir: es del siglo XVI, de estilo románico. Es una de las iglesias más antiguas de Alicante.

 

Después de dar una vuelta por el pueblo fuimos a comer al restaurante Ca Tono. Lo elegimos sin haberlo buscado previamente y nos fuimos de allí súper satisfechos. Comimos la mar de bien y salimos de allí redondos.

Yo me pedí gazpacho de perdiz y conejo, que nunca lo había probado y estaba buenísimo. Francis se pidió un entrecot que también le encantó. Las raciones son muy generosas. Si hubiésemos pedido entrante nos habría sobrado comida.

 

De postre nos pedimos flan de turrón casero y tiramisú, ambos deliciosos. Recomendamos el restaurante 100% y seguramente repetiremos en un futuro. Tiene una muy buena relación calidad-precio.

Bueno familia, pues ahí tenéis una propuesta de plan en familia para hacer un fin de semana en la provincia de Alicante. Si tenéis alguna sugerencia de plan dejadla en comentarios y la haremos en cuanto tengamos un hueco. A mí todos los fines de semana que no tengo guardia me gusta aprovecharlos para hacer excursiones.

Si te ha gustado este post tal vez quieras leer:

Excursiones en familia: Moraira. 

-Guía de entretenimiento en casa cuando tienes un bebé. 

-Planes en la Marina Baixa con niños.

¡Suscríbete a nuestro blog y recibirás una newsletter semanal con nuestras novedades! También puedes seguirnos en nuestra página Papis de Primera en redes sociales: Facebook e Instagram. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *