Planes con niños en Bilbao: escapada en familia

Esta semana os vamos a recomendar planes con niños en Bilbao y a contaros nuestro fantástico viaje a esta bonita ciudad del norte de España.

Aprovechando que tenía un curso de cirugía en Bilbao después del puente decidimos ir allí todos juntos unos días antes y disfrutar de la ciudad.

Bilbao, o Bilbo (en euskera), es una ciudad perfecta para visitar con niños. Además de bonita, está llena de parques y de lugares donde tus hijos disfrutarán y lo pasarán genial.

Planes con niños en Bilbao

1- Viajar en el funicular de Artxanda

El funicular de Bilbao es centenario. Fue inaugurado en octubre de 1915.

Bilbao es una ciudad situada en un valle rodeada de montañas. Con este medio de transporte te transportas desde Bilbao a la cima del monte Archanda.

Utilizar el funicular es una buena manera de acercarte a las montañas y tener unas vistas fantásticas de la ciudad.

Sale cada 15 minutos, y el viaje dura unos 3 minutos. El precio es de 3.25 euros (ida y vuelta) para adultos y menos de un euro para niños de 4 a 12 años.

Horario:

  • Días laborales: 7:15h. – 22:00h.
  • Festivos: 8:15h. – 22:00h.

2-Visitar el museo Guggenheim

El museo de arte contemporáneo Guggenheim es uno de los emblemas de la ciudad de Bilbao. Sólo su vista exterior es ya de por sí impresionante. A mí me encantó.

Tiene 10.540 m² de exposiciones que se reparten en 19 galerías.

En el exterior del museo podéis ver a “Mamá”, la enorme araña de la artista francesa Louise Bourgeois. Tiene 10 metros de altura y es bastante imponente.

En la entrada del museo podemos ver la escultura “Puppy” (perrito) de Jeff Koons. Yo pensaba que estaba hecho de césped artificial y me sorprendió cuando vi que eran plantas y flores de verdad. Es muy bonito.

3- Parque de la Ribera y Paseo de la Memoria

Está junto al museo Guggenheim y tiene un parque muy chulo para que jueguen los niños. Tiene dos zonas: uno adaptado para niños más pequeños y otro con zonas para escalar para niños más mayores.

Máximo todavía es muy pequeño para la mayoría de columpios pero le gusta que lo subamos a los balancines de bebés y se lo pasa pipa balanceándose.

Cuenta con una cafetería localizada junto al parque que resulta ideal para que los papis se puedan tomar algo mientras vigilan a los niños. También tiene un auditorio al aire libre donde se organizan actividades.

Si realizas un paseo tienes 3 km para recorrerlo y disfrutar de muchas esculturas y obras de arte durante el mismo.

4- Paseo por el centro histórico

Nosotros contratamos un Tour por el casco histórico de Bilbao para visitar los sitios más importantes y que nos contaran un poco de la historia de la ciudad.

Nos gusta hacerlo al menos un día cuando vamos a cualquier sitio. Es una forma amena de conocer la historia de un lugar mientras paseas. Y a nosotros nos encanta caminar.

Empezamos dando un paseo por el Arenal, donde desayunamos y luego empezamos la visita en la Plaza del teatro de Arriaga. Ahora está decorada con un árbol de Navidad y una caseta donde puedes entregar la carta a los Reyes Magos.

Bilbao es una ciudad portuaria que se desarrolló económicamente por la exportación de lana procedente de Castilla, la exportación de hierro y por los pescadores.

Los vascos fueron grandes balleneros que llegaron hasta el mar del Norte y hasta Islandia para cazar ballenas. Tanto es así que el guía nos contó que hasta hace muy poco era legal en Islandia matar a un vasco si lo veías por la calle. Eran personas non gratas en Islandia.

 

Terminamos nuestra visita comiendo pintxos en varios bares de la zona y luego tomando un café con un dulce en “Opila”, sitio que os recomendamos. Tienen varios tipos de dulces, muffins y tartas, así como pan de diferentes tipos que hacen allí. También tienen productos salados y una gran variedad de tés para tomar allí y para comprar. Es un sitio agradable para relajarse y descansar después de un paseo.

5 -Visita a “La catedral” o Nuevo San Mamés

Estuvimos a punto de ir a ver un partido pero la salud no nos acompañaba (yo con otitis y Máximo también resfriado) y al final no fuimos. Lo visitamos por fuera por la mañana.

Ya sabéis que para los bilbaínos el fútbol, o el equipo del Bilbao, es casi como una religión, así que una visita al campo es casi obligatoria. Se puede ir paseando por la ribera del río y no está demasiado lejos.

Si te ha gustado este post tal vez te interese:

-Planes en familia: Cuevas de Canelobre y Busot. 

-Planes en la Marina Baixa con niños. 

Suscríbete a nuestro blog y recibirás una newsletter semanal con nuestros últimos post. También puedes seguirnos en redes sociales: Facebook e Instagram. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *