«Sí, quiero ese vestido»: conociendo a Boris Izaguirre y Rosa Clará

Esta semana voy a hablar de una experiencia maravillosa que he vivido mientras planeo mi boda con Francis: grabar el programa de «Sí, quiero ese vestido» que emite el canal DKiss los domingos a las 21 horas.

El pasado julio vi por casualidad un anuncio de publicidad que decía algo así como: ¿estás buscando tu vestido de novia? Contacta con nosotros. Me metí en la página y rellené los datos para el casting del programa. Lo hice un poco por hacer, porque no pensé que me fuesen a llamar. Cuál fue mi sorpresa 4 meses después cuando me llamaron por teléfono diciéndome que había sido seleccionada.

Elegí a tres ayudantes: mi madre, mi suegra y mi tía Juani y las embarqué en esta pequeña aventura un martes de noviembre. Nos fuimos en tren a Madrid una tarde al salir del trabajo y llegamos allí por la noche. Yo estaba citada para grabar la primera de la mañana y a las 7 y media nos recogía el taxi en la puerta del hotel. Recuerdo que pensé: ¿Con qué cara voy a salir a estas horas de la mañana probándome vestidos de novia? Tenía que maquillarme por mi cuenta, arreglarme el pelo y sacarme leche antes de esa hora (la lactancia materna a veces es dura cuando tienes que separarte un día de tu bebé).

Llegamos antes de las 8 al estudio, un sitio precioso. Es un palacete antiguo de techos altos, con dos plantas y un patio grande. En las salas donde se rueda el programa hay vidrieras de colores y vestidos de novia expuestos en maniquíes. Eran dos habitaciones: una donde haces la entrevista con Boris Izaguirre en un sofá, y la otra donde se sientan tus acompañantes y tú vas saliendo enseñando los vestidos que te pruebas.

Nada más empezar entro con mis acompañantes, nos presentamos a Boris y nos sentamos para ver vestidos. Ahí llegó la primera sorpresa del día. Cuando le estoy explicando cómo sería el vestido de novia de mis sueños va y me dice: «Bueno, Rocío, tenemos una sorpresa para ti. ¡Ha venido a aconsejarte en persona para tu vestido: Rosa Clará! Casi me da algo cuando me lo dijo. No me lo esperaba para nada porque ella no sale en los programas y me hizo muchísima ilusión conocerla.

Yo ya había visto varias veces su colección 2019 en la página web y a ella la vi en el programa de Maestros de la Costura. Sus diseños son maravillosos. Cuando la vi entrar por la puerta me quedé sin palabras y fui a darle un par de besos. No podía creerme mi suerte.

Pasado un poco el shock inicial el rodaje fue sobre ruedas. No tuvimos que repetir tomas y mis asesoras, Bea, que trabaja en la tienda de Rosa Clará de Madrid y la propia Rosa Clará, estuvieron conmigo en el probador ayudándome con los vestidos.

Primero hice una entrevista con Boris Izaguirre en la que me preguntó cosas de Francis, cómo lo había conocido, nuestra historia en común y por Máximo. Fue muy divertido. Boris es un cachondo y me reía un montón con las preguntas que se le ocurrían. Me sentía tan cómoda que parecía que estuviese en el salón de mi casa tomándome un café. No me fijé en las cámaras de televisión en ningún momento ni me puse nerviosa.

Después empecé a probarme vestidos. Todos eran de Rosa Clará y se notaba solo con verlos y probártelos: el corte, la textura de la tela, la calidad del encaje. Eran vestidos preciosos. Y, además, tenía a la propia Rosa explicándome el tipo de escote que tenían, las capas de tul o encaje de la falda y cómo estaban hechos. La experiencia fue maravillosa, como estar en un sueño.

Mis acompañantes fueron tan majas que no me criticaron nada. Me veían guapa con lo que me pusiese, aunque yo hubiese preferido que hubiesen sido un pelín más críticas. Mi suegra empezó a llorar desde el primer vestido, algo que no me esperaba porque no soy su hija.

En el probador mi asesora, Bea, parecía adivinar lo que me gustaba y lo que no sólo con verme la cara. Tal es así, que hizo que alguien fuese a la tienda de Madrid expresamente a traer un vestido que no había pre-seleccionado y que pensó que era MI vestido. Y tuvo razón: ese fue el vestido que elegí. Le di las gracias de corazón y la recordaré siempre con mucho cariño por el buen rato que pasamos juntas y por haberme asesorado tan bien. Si Madrid no estuviese tan lejos iría a su tienda para hacerme allí las pruebas del vestido.

Cada vestido que me probé era de un estilo distinto y un corte diferente, lo cual creo que es bueno porque tal vez llevas una idea en la cabeza y luego acabas comprándote algo que no tiene nada que ver. En mi caso no fue así, pero a mucha gente le pasa. Todos los vestidos que me probé eran bonitos, todos me gustaban y me sentía cómoda con ellos. Pero cuando me puse el último, me emocioné.

Salí a que me viesen mis familiares, Boris, y Rosa Clará y creo que fue evidente que me había enamorado. Era el vestido perfecto, tal y como yo lo imaginaba en mi cabeza: el tipo de escote, la espalda maravillosa, la falda amplia, el encaje, absolutamente todo.

Rosa sugirió que me probase un velo, y aunque yo no pensaba llevar uno, cuando me lo probé casi lloro de la emoción. Tuve que contenerme. Era maravilloso. Boris Izaguirre me preguntó si ese era mi vestido y le respondí sin dudarlo: «Sí, es mi vestido».

Una vez elegido el vestido lo pusieron en un maniquí y le echaron fotos. Luego me hicieron otra entrevista preguntándome diversas cosas de mi relación, mis acompañantes y lo que había pensado de cada vestido.  Y con eso terminamos.

Nos echamos fotos en el plató todas juntas y con Rosa Clará, y nos despedimos de todos. Después nos fuimos a comer y a dar un paseo por el Retiro antes de volvernos en tren.

En resumen, fue una experiencia preciosa que repetiría sin pensarlo dos veces. Nunca había pensado que elegir un vestido de novia podía ser tan bonito y memorable. Y, desde luego, nunca había imaginado que compraría un vestido de la última colección de una diseñadora famosa y que la propia diseñadora me aconsejaría. Inolvidable.

Quiero dar las gracias a la productora, Shine Iberia, con todos sus trabajadores, por su estupenda forma de trabajar y su organización; a Boris Izaguirre y Rosa Clará por ser tan increíbles, y a mis tres fantásticas acompañantes por venir conmigo sin dudarlo y embarcarse en esta aventura.

Aquí tenéis el enlace para verlo:

Sí quiero ese vestido programa 23

Si te ha interesado este post tal vez quieras leer:

-Manual de superviviencia de una mamá MIR.

-Embarazo durante el MIR: ventajas y desventajas de ser madre durante la residencia.

Si te gusta nuestro blog suscríbete y recibirás una newsletter semanal con nuestras novedades. También puedes seguir nuestras aventuras en redes sociales: Facebook e Instagram. 

5 comentarios sobre “«Sí, quiero ese vestido»: conociendo a Boris Izaguirre y Rosa Clará

  • el 28/01/2019 a las 16:11
    Permalink

    Es una satisfacción y un gran orgullo haber participado en está experiencia y compartirla con mi hija

    Respuesta
    • el 01/02/2019 a las 12:46
      Permalink

      Gracias mami!! te quiero!!

  • el 29/01/2019 a las 02:02
    Permalink

    No lo puedo ver desde EEUU!!!! Jope que pasada Roci, no sé cual elegiste pero estás preciosa!!!!

    Respuesta
  • el 29/01/2019 a las 02:08
    Permalink

    No puedo verlo desde EEUU Rocío, necesito ver este programa ya!!!! Estás preciosa!!!!

    Respuesta
    • el 01/02/2019 a las 12:45
      Permalink

      Gracias Miri!! Voy a intentar que me manden el vídeo del programa porque de momento solo se puede ver online en la página de dplay. Cuando tenga noticias te digo.
      Besotes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *