Suplementos vitamínicos en el embarazo: recomendaciones y evidencias

Esta semana vamos a hablar en nuestro blog sobre la necesidad de tomar o no suplementos vitamínicos en el embarazo: cuáles son las recomendaciones médicas actuales y las evidencias científicas.

El embarazo es un momento especial en el cuerpo de una mujer en el que se requieren aportes nutricionales para sí mismo y para la gestación del feto. Las necesidades de nutrientes (vitaminas, hierro y otros minerales) aumentan durante los 9 meses de embarazo.

La dieta es uno de los factores externos más importantes que puede afectar a la formación del feto. Todos los nutrientes que le llegan son a través de la placenta. Hay múltiples estudios que demuestran que la deficiencia de ciertos elementos produce un aumento de abortos, de muertes perinatales o de defectos en la formación del feto.

¿Cuáles son las recomendaciones médicas en España?

El Ministerio de Sanidad recomienda tomar un suplemento de 0,4 mg de ácido fólico al día a todas las mujeres que planeen quedarse embarazadas desde un mes antes de la concepción y mantenerlo durante todo el embarazo.

Además del suplemento, se recomienda tomar en la dieta alimentos que son ricos en ácido fólico. ¿Y cuáles son estos alimentos? Los vegetales de hoja verde, hígado, frutas, cereales, legumbres, levaduras y frutos secos.

En el caso de embarazadas de alto riesgo de tener un hijo con espina bífida, la dosis de ácido fólico será de 4 mg/día. Los factores de riesgo son:

  • Hijo anterior nacido con espina bífida.
  • Historia familiar de defectos de tubo neural.
  • Epilepsia en tratamiento con carbamazepina o ácido valproico
  • Tratamiento con antagonistas del ácido fólico: metotrexato

¿Por qué es tan importante el ácido fólico en el embarazo?

El ácido fólico y los folletos intervienen en la síntesis de proteínas y del ADN. Son nutrientes esenciales, que el cuerpo no puede fabricar  y que, por tanto, tienen que ser incorporados a través de la dieta.

Está más que estudiado y demostrado la asociación entre déficit de ácido fólico y los defectos en el tubo neural. El defecto en la fusión del tubo neural, que se produce entre el día 21 y 27 de la vida del embrión, ocasiona diferentes daños en el embrión:

Anencefalia ( ausencia parcial o total del cerebro, cráneo y cuero cabelludo)

Encefalocele (defecto del cerebro en el cual el revestimiento y el líquido protector quedan fuera del cráneo)

Síndrome de espina bífida.

También se ha demostrado que la ingesta de ácido fólico disminuye la tasa de labio leporino y las cardiopatías congénitas.

En resumen, tomar suplementación con ácido fólico constituye el elemento más importante y efectivo para la disminuir  los defectos congénitos.

El grado de cumplimiento de esta recomendación en España es bajo en comparación con otros países y está relacionado con el nivel socioeconómico y cultural.

Es importante fomentar la suplementación, mediante la educación sanitaria y poner en marcha cam­pañas de salud dirigidas a mujeres en edad reproductiva.

Suplemento de Hierro

La anemia ferropénica (por déficit de hierro) es la deficiencia nutricional más frecuente entre las embara­zadas.

Se considera anemia en el embarazo cuando el nivel de hemoglobina es menor de 11 g/dL durante el primer y tercer trimestre, o menor de 10.5 g/dL durante el segundo trimestre.

Los niveles de Hb menores de 9.5 g/dL antes o durante el segundo trimestre, o inferiores a 11.0 g/dL al término del embarazo se relacionan con bajo peso del bebé, aumento de partos prematuros y de la mortalidad perinatal. Además, el déficit de hierro perjudica el rendimiento cognitivo y el desarrollo físico de los recién nacidos.

La dosis recomendada de hierro elemental al día du­rante el embarazo (30 mg), se encuentra en 150 mg de sulfato ferroso, o 300 mg de gluconato ferroso (23). Se recomienda tomarlo en ayunas o entre comidas para favorecer su absorción y no debería tomarse con té, leche o café porque disminuye su absorción. La vitamina C la favorece.

Suplemento de Yodo

El yodo es necesario para la formación de las hormonas tiroideas.

El cerebro humano se desarrolla durante la vida pre­natal y la primera infancia, y un déficit de yodo, sobre todo en la primera mitad del embarazo, puede afectar negativamente en el desarrollo neurológico de nuestro hijo.

Según la OMS, el déficit de yodo es la segunda causa de retraso mental y parálisis cerebral evita­ble en el mundo. Y, pese a ello, en España entre el 30 y el 50% de las embarazadas no consumen las cantidades necesarias de yodo diarios.

En estudios relacionados en hijos de mujeres con niveles bajos de ti­roxina se ha encontrado un número elevado de casos de dé­ficit de atención e hiperactividad, así como problemas de desarrollo psicomotor y valores inferiores de coeficiente intelectual. Otros estudios también han rela­cionado el hipotiroidismo materno con el fracaso escolar posterior de sus hijos.

Si quieres ver más información sobre este tema te dejo el enlace: Sistema Nacional de Salud

La gran mayoría de las sociedades científicas re­comiendan la suplementación con yodo durante todo el embarazo y la lactancia con 250-300 μg. Es muy importante que el suplemento se inicie, si es posible, antes de la gestación, igual que se recomienda con los folatos.

Preparados de micronutrientes múltiples

Hay multitud de suplementos de vitaminas y minerales para tomar durante la gestación y la lactancia. Tienen una serie de ventajas e inconvenientes:

Ventajas:

  • Menor incidencia de defectos del tubo neural, retraso mental y anemias (nivel de evidencia 1a)
  • Menor morbilidad materna, tasa de abortos, partos pre­término, CIR y bajo peso
  • Menor incidencia de otras anomalías morfológicas: car­díacas, vasculares y urinarias

Inconvenientes:

  • Posibilidad de sobredosificación
  •  No es necesario suplementar todas las vitaminas y mi­nerales
  • Existen interacciones entre ellos: zinc-cobre; hierro-zinc

En la práctica, se considera que los beneficios superan a los posibles inconvenientes. Yo, desde luego, los tomé tanto durante el embarazo como durante la lactancia (me faltó empezar a tomarlos antes de quedarme embarazada) y os recomiendo a todas que, además de comer sano durante el embarazo y la lactancia, los toméis.

Si tienes alguna duda déjala en comentarios y la contestaremos lo antes posible.

Si te ha gustado este post, tal vez te interese leer:

-Embarazo y parto en sanidad pública vs privada

-6 consejos para preparar tu cuerpo durante el embarazo

-Relaciones sexuales durante el parto y el postparto: dudas frecuentes

Si te gusta nuestro blog suscríbete y recibirás una newsletter semanal con nuestros últimos artículos. También puedes seguir nuestras aventuras en redes sociales: Facebook e Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *