Embarazo y parto en sanidad pública vs privada

Esta semana vamos a hablar sobre las ventajas y desventajas de llevar el embarazo y el parto en la sanidad pública vs privada. 

Si estáis embarazadas o estáis pensando en poneros a ello tal vez os hayáis preguntado si es mejor que el seguimiento del embarazo y el parto sea en un hospital público o en uno privado.

Tantos en anuncios de la tele como en la radio, revistas, etc. podemos ver las maravillas que te ofrecen en la asistencia privada pero antes de decidirte por una opción u otra yo te aconsejaría que te informases bien antes de tomar una decisión. Con este post espero humildemente ayudarte desde mi punto de vista de cirujana que trabaja en un hospital público.

Ventajas de un hospital público vs privado

Mayor presencia de facultativos sanitarios:

En un hospital público siempre tienes una matrona y, al menos, uno o dos ginecólogos de guardia de presencia de física las 24 horas del día. Además, de 8 de la mañana a 3 de la tarde tienes a otros muchos trabajando por allí que pueden ayudar si fuese necesario.

Esto no sucede en un hospital privado, donde el ginecólogo suele estar de guardia localizada en su domicilio y acude al hospital cuando lo llaman por un parto. Y su casa puede estar más o menos cerca del hospital.

Para mí este es el punto más importante a la hora de elegir. 

La mayoría de veces un parto va bien y es llevado a cabo por una matrona con un final feliz. Pero a veces el parto se complica y acaba siendo instrumentado o en un quirófano. Si esto sucede en un hospital público, tienes como he dicho anteriormente un ginecólogo de guardia en el hospital, un pediatra, un anestesista y una UCI neonatal. Hay muchos más recursos disponibles a nivel médico. A mí eso me proporciona una tranquilidad que no me da un hospital privado porque sé todo lo que puede ir mal en un parto.

En un hospital privado el parto es atendido por un ginecólogo y una matrona.

Menor número de cesáreas:

Los hospitales públicos tienen mayor volumen de partos al año y más experiencia en partos instrumentales.

En los hospitales privados se “complican” mucho menos la vida y por la mínima indican una cesárea. Los porcentajes están ahí: hay muchas probabilidades de que acabes dando a luz mediante cesárea en un hospital privado.

Económicas:

En España, la asistencia sanitaria es universal y gratuita, algo de lo que podemos sentirnos orgullosos. Por lo tanto, el seguimiento del embarazo y el parto en el hospital no cuestan nada.

Los embarazos en la sanidad privada pueden costar más o menos en función de si tenemos o no un seguro privado con alguna compañía. De ser así, debemos informarnos muy bien de qué cubre el seguro (si tenemos asegurada la epidural las 24 horas del día, si hay uci neonatal en el hospital, etc.).

Desventajas de un hospital público vs privado

Trato poco personalizado:

En la asistencia pública es muy probable que no te siga el mismo médico durante todo el embarazo, aunque esto depende del hospital. Generalmente, los hospitales públicos tienen mayor demanda asistencial y eso hace más difícil el trato personalizado.

A mí, por ejemplo, en cada revisión ginecológica y en las ecografías de control me asistió un médico distinto. En el parto, me atendieron las ginecólogas que estaban de guardia.

En un hospital privado te ve siempre tu médico y en función del trato al que llegues durante el embarazo puede que te asista él en el parto.

Infraestructuras (habitaciones individuales, baño privado, comodidades… )

En la mayoría de hospitales públicos las habitaciones y los baños son compartidos.

Evidentemente, todo el mundo prefiere la intimidad de una habitación individual después del maratón que supone dar a luz. Nos sentimos muy cansadas y lo último que queremos escuchar es el llanto de otro bebé que no es el nuestro despertándonos o las visitas familiares de nuestra compañera de habitación.

Además, las habitaciones en los hospitales privados suelen ser más bonitas y las visitas menos restrictivas que en los públicos.

En conclusión, la sanidad pública tiene sus ventajas y desventajas. Tienes que valorar los pros y los contras y decidir qué es más importante para ti.

¡Si te ha gustado el post suscríbete a nuestro blog! Recibirás una newsletter semanal con nuestras novedades. También puedes seguir nuestras aventuras en redes sociales: Facebook e Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *